INICIO: Por determinar
FIN: Por determinar
DURACIÓN: 40 horas académicas

Introducción

La Pontificia Universidad Católica del Ecuador, frente a la demanda de capacitación de los docentes de la Universidad, en las diferentes Sedes y provincias en que hace presencia, propone el siguiente curso de capacitación para todos los y las
docentes de la PUCE Nacional, la misma que está sustentada tanto en las raíces espirituales y educativas de la Compañía de Jesús, como en las nuevas propuestas pedagógicas y en los aportes de académicos y expertos en educación sobre
las demandas de formación pedagógica para el siglo XXI.

La Compañía de Jesús cuenta con una larga trayectoria en la educación de jóvenes, tanto en educación de niños y jóvenes, como en la formación universitaria. Esta tradición tiene un carácter universal y es avalada por sus 450 años de existencia.
Esta historia, durante mucho tiempo, estuvo sustentada en un plan que se llamó “Ratio Studiorum”.

En la actualidad, este esfuerzo educativo se halla propuesto tanto en las “Características de la Educación de la Compañía de Jesús” como en el documento “Pedagogía Ignaciana: Un planteamiento práctico”, o llamado también Paradigma Pedagógico Ignaciano.

Objetivo:
Desarrollar en los y las docentes de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador las competencias necesarias que permitan identificar, aplicar y evaluar la Pedagogía Ignaciana en el marco de su actividad educativa.
Metodología:

El proyecto, en su modalidad on line, en su primera parte y, de forma semipresencial, la segunda, se desarrollará según el mismo proceso metodológico propuesto por San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales.

En su ejecución, cobra especial énfasis el proceso de tutorías. Al igual que en los Ejercicios Espirituales la función del tutor no se limita a “dictar” los puntos para la oración, en el quehacer pedagógico ignaciano el trabajo de acompañante no consiste únicamente en dictar clase o presentar contenidos. Es fundamental que el participante mantenga contacto y presente información sobre su avance en el curso al tutor designado. El rol del tutor no es el de “dirigir” o “encausar” al estudiante, cursante o alumno. Su papel es el de acompañante, el de ayudar a discernir y encontrar la verdad a lo largo de las diferentes experiencias pedagógicas propuestas. De esta forma se propenderá a una educación personalizada, uno de los pilares del quehacer educativo ignaciano.

La pedagogía ignaciana tiene, como uno de sus puntales, la educación personalizada. Desde el origen de la Compañía de Jesús y a lo largo de su historia, ha sido la “cura personalis” un rasgo que ha identificado y caracterizado a la educación impartida por los jesuitas. Por tal razón, la Universidad ha propuesto el acompañamiento de tutores para el proceso pedagógico de este curso.